El cauce del rio Turia
Tema: La ciudad.
Opciones: + aumetar texto - reducir texto
El rio Turia provocó en 1957 una gran inundación en Valencia que, todavía hoy, pone los pelos de punta a aquellos que la vivieron, ya que causó numerosos muertos y destruyó gran cantidad de edificios.
 
Después del trauma que este suceso supuso para la ciudad se decidió desviar su curso hacia las afueras garantizando asi la futura seguridad de los ciudadanos. Durante años se vivió el debate en la sociedad valenciana sobre el uso que debía darse a este gran espacio ganado al agua, se presentaron varias propuestas, pero la que mayores adhesiones tuvo desde el principio fue la creación de un parque municipal del que todo el mundo pudiera disfrutar.
 
Hoy el rio es el pulmón de la ciudad, sus casi 10 km de extensión están divididos en diferentes tramos, de manera que cada uno de ellos responde a un objetivo concreto y tiene carácterísticas propias.
 
 

 

En diferentes zonas hay instalaciones deportivas de primer nivel completamente equipadas, pistas de atletismo profesional, campos de rugby y futbol, zonas de skate y patinaje, campo de beisbol, petanca, espacio de bicicross, zonas para musculación y estiramientos... al ser un espacio verde también es importante la cantidad de personas que podemos encontrarnos haciendo footing, ciclismo, practicando tai-chi, e incluso escalando.
 
Una opción interesante es alquilar una bicicleta para pasear cómodamente. Esto es, sin duda, una de las actividades más placenteras a practicar en este espacio, ya que permite disfrutar, en un paseo, de los diferentes paisajes creados, de la arquitectura de la ciudad, las esculturas, e incluso en algunos tramos, de la música.
 
Existen diferentes zonas de juegos y parques infantiles, además de las actividades puntuales que se programan en diferentes épocas del año. De los parques cabe destacar el Gulliver. Este es una recreación del conocido personaje literario, en el que sus brazos y piernas se transforman en gigantescos toboganes, cuerdas para trepar, túneles y otras sorpresas para los pequeños de la casa.
 
 
Para todos lo públicos es el tren del Palau. Si nos subimos nos llevará de paseo por diferentres tramos del parque, disfrutando así de muchos de sus encantos. El lago situado delante del Palau de la Música ofrece sesiones de “bailes de agua”, la fuente se mueve al ritmo de la música acompañada de efectos de color.
 
Otro de los puntos fuertes que tiene el recorrido por el rio es la dimensión cultural que adquiere, ya que, al recorrer gran parte de la ciudad podremos ir viendo algunos de sus edificios más emblemáticos, Torres de Serranaos, Palau de la música, estación del trenet etc., Podemos subir y visitar alguno de los numerosos museos que nos irán saliendo al paso, Museo de Arte Moderno, Museo de Bellas Artes.... incluso el museo Fallero nos surgirá en el camino, sin contar claro, con la modernísima Ciudad de las Ciencias que encontraremos al final del recorrido y que merece capítulo a parte. 
Los diferentes puentes que lo cruzan también son parte interesante del recorrido ya que pueden ser observados desde una perspectiva poco común. Estos puentes podrían representar la evolución de la ciudad ya que en ellos podremos ver desde arquitecturas clásicas a las más modernas creaciones de Santiago Calatrava.



Según la época del año en que visitemos la ciudad podemos encontrarnos con alguno de los diferentes eventos que aprovechan este espacio, ferias de artesanía y gastronomicas, actos sociales o culturales, actividades infantiles, etc. pero siempre encontraremos grupos de gente jugando, leyendo, merendando, paseando al perro,
tocando tambores, o simplemente tomando el sol, lo que hace de este rio un espacio lleno de vida (y no solo vegetal).

DilemaGrafic. 
Visitas virtuales relacionadas:
Complejo cultural situado en la parte final del viejo cauce del rio Turia




Subir al principio